Inicio > Uncategorized > ¿En qué se parece un ordenador a una sierra eléctrica?

¿En qué se parece un ordenador a una sierra eléctrica?

Según la definición del diccionario de la Real Academia de la Lengua (RAE) un aparato es: ‘Conjunto organizado de piezas que cumple una función determinada’. Evidentemente una sierra eléctrica cumple perfectamente con esta definición y un ordenador igual.

Como ve la respuesta a la adivinanza es clara y sencilla. Pero vamos a analizar de una forma más detallada esta definición y la vamos a aplicar a cada uno de los conceptos

La sierra eléctrica

Según el significado de la RAE, la sierra eléctrica es un conjunto organizado de piezas, que cumple la función para la que ha sido diseñada: Cortar.

Además, sabemos que la sierra eléctrica para su correcto funcionamiento, la debemos de engrasar y guardar en sitios adecuados para conseguir que no se estropee rápidamente. Sabemos que con la sierra eléctrica podemos cortar. A nadie se le ocurriría usar una sierra eléctrica para clavar un clavo en la pared. De la misma forma, nadie usaría la sierra para cortar jamón serrano.

En este caso, el uso que vamos a hacer del aparato lo tenemos muy claro la mayoría de las personas y saben para qué se usa. Además, existen expertos en el manejo de la sierra, normalmente carpinteros, que son capaces de usarla para hacer trabajos muy buenos y avanzados. Los menos expertos nos conformamos con cortar un trozo de tablón o similar, en la algún centro comercial dedicado al bricolaje.

El ordenador

El ordenador también es un organizado de piezas, pero en este caso no sólo tiene una función, sino que puede usarse para muchas funciones.

Este es el problema que tenemos las empresas con los ordenadores. Es un aparato complejo, compuesto de piezas internas como la memoria RAM, el disco duro, la tarjeta de video, la placa base, etc.. y de piezas externas, como un monitor, un teclado, un ratón, etc.. Esa es nuestra herramienta. En lenguaje técnico, se suele denominar hardware.

Pero es que ahora viene lo mejor. Sobre esa herramienta, podemos añadirle complementos para ir realizando funciones cada vez más específicas. Esos complementos, que llamamos software tienen cada uno una función general y muchas funciones específicas, normalmente. Así, podemos tener, por ejemplo, software para interactuar con el hardware y conseguir que cuando pulsamos una tecla del teclado, aparezca esa letra en la pantalla, que podamos comunicar nuestros ordenadores unos con otros y hacer una red pequeña (red local) o una gran red (internet), etc… Este software técnicamente se denomina sistema operativo, y es el encargado de interactuar con el hardware.

Luego, si necesitamos funciones de diseño gráfico, disponemos de programas que interactúan con el sistema operativo, que a su vez interactúa con el hardware, para permitirnos diseñar por ejemplo un coche, una casa, una cocina o un jersey.

También disponemos de programas para almacenar datos (bases de datos), para escribir (procesadores de texto), para hacer cálculos (hojas de cálculo), para hacer presentaciones, para escribir notas, para mandar mensajes, para navegar por la red de ordenadores (navegadores), para despertarnos por las mañanas y hasta para ver películas y la propia televisión.

Como vemos el tema se complica cada vez más con este aparato. Fíjese que existen otros aparatos como el teléfono móvil que tienen sus funciones muy bien definidas y todo el mundo sabe para lo que valen y cuál es su función. Por eso, con estos aparatos no suelen tener problemas los usuarios.

Sin embargo el ordenador, es un aparato complejo que hay que saber usar para poder aprovechar todo su potencial en nuestras empresas.

Vamos a aprovechar el ordenador

En mi trabajo diario como consultor tecnológico, precisamente mi especialidad es conseguir orientar la informática de una empresa para obtener el mayor beneficio de ella. Veo día a día, como casi todas las empresas disponen de un ordenador, pero también veo el mal uso que hacen de ese aparato.

El hecho de que alguna persona que no es experta en la materia se ponga por sus propios medios a buscar, instalar, configurar y mantener los mejores complementos para su empresa, hace que no se obtengan los mejores resultados y se gasten grandes sumas de dinero para, al final, no alcanzar un resultado claro y contundente. Claro, a veces digo que el ser consultor tecnológico es como ser un cocinero. Tienes que conocer todos los productos o ingredientes del mercado, saber dónde encontrarlos y combinarlos en la forma adecuada para obtener un buen guiso a gusto del comensal.

Veo empresas que tienen un ordenador y han puesto, por ejemplo, una serie de programas ofimáticos, Microsoft Office, por ejemplo (procesadores de textos, hojas de cálculo y bases de datos) para llevar la gestión de su empresa. Hombre, como solución y falsa realidad de gestión, da el pego, pero no es la forma más adecuada de obtener resultados en la gestión de una empresa. El funcionar así ocasiona innumerables horas de trabajo administrativo y al final la información que podemos obtener es más o menos escasa. Sin embargo, existen soluciones de gestión, basadas en Microsoft Office, que por muy poco dinero, sí ofrece la funcionalidad y resultados que uno espera.

Veo empresas que no tienen enlazada la información de cada uno de sus departamentos y eso ocasiona graves problemas. Es muy sencillo coordinar esta información usando la herramienta adecuada.

Veo empresas que almacenan información muy importante y que ni siquiera le ponen una llave y un candado para acceder a ella. Y mucho menos, se preocupan de guardarla en varios sitios haciendo copias de seguridad.

En definitiva veo que las empresas quieren usar el ordenador pero no saben aprovecharlo.

¿Y cómo solucionarlo?

Es muy sencillo. Cualquier consultora tecnológica está dispuesta a asesorarle para que usted obtenga buenos resultados. Claro, usted ha pensado que esto cuesta dinero, y lógicamente claro que cuesta dinero, pero, ¿acaso usted cuando necesita una sierra eléctrica no paga por ella?. Evidentemente paga por ella porque obtiene unos resultados por su compra.

En cualquier consultora, le harán lo que se llama un retorno de la inversión. Es decir, le dirán más o menos: ‘para que su empresa funcione muy bien, necesita de estas cosas y le cuesta este dinero. Como va a dejar de hacer mal estas cosas (que le cuestan dinero) y va a evitar estos problemas (que le cuestan dinero) pues usted va a ahorrar tanto dinero. La diferencia entre lo que le cuesta y lo que ahorra es el retorno de  la inversión.

Más información en EcuadorTributa

Más información en libros visite Yumkeers

Más información para capacitarse en UKcapacitaciones

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: